Documento sin título

NOTICIAS | 2014/12/22 1:08 pm

EDITORIAL

La Ruta del Cóndor Por un turismo Comunitario

Su estratégica posición en el continente americano le permite a Colombia ser un país de gran diversidad biológica e innumerables e incuestionables recursos y atractivos naturales, varios de ellos preservados gracias a la labor del Sistema de Parques Nacionales Naturales, aunque en muchos casos sin la esperada participación directa de los moradores de sus zonas de influencia.

Por tal razón, llaman la atención y merecen ser destacados los proyectos que emprenden las comunidades locales con el fin de involucrarse en el desarrollo, cuidado y sostenimiento de las áreas que conforman su entorno, algunas veces con la decidida cooperación de entidades regionales. Tal es el caso de la Ruta del Cóndor, una propuesta de emprendimiento turístico implementada por la comunidad de Villamaría, población ubicada en el centro-sur del departamento de Caldas.

La iniciativa, estructurada y promovida por la Asociación Turística Empresarial de Caldas (ATEC), apoyada y financiada por la CHEC y ejecutada por la Corporación para el Desarrollo de Caldas (CDC), consiste en un recorrido por ocho veredas del municipio. La zona baja del circuito incluye las veredas Llanitos, Rioclaro, San Julián y Nueva Primavera; durante este trayecto se resaltan particularidades del Paisaje Cultural Cafetero (PCC), declarado en 2011 como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

La parte alta comprende las veredas Papayal, La Paz, La Guayana y Santo Domingo, y su atractivo más significativo es el avistamiento del cóndor andino, especie objeto de conservación en el sector de “Cargaperros”, en el Parque Nacional Natural Los Nevados. Y precisamente esta propuesta turística

comunitaria de asociación y organización ha nacido para aprovechar, en el buen sentido de la palabra, la gran cantidad de visitantes que llegan al parque por el sector del Nevado de Santa Isabel y que, como paso directo, tienen que circular por Villamaría, en cuya jurisdicción se encuentran 7.579 hectáreas del PNN Los Nevados; es decir, el 13% de su extensión total.

El proyecto pretende mostrar las riquezas paisajísticas y culturales del municipio y mejorar por medio de un plan empresarial los ingresos y la calidad de vida de sus habitantes, aspecto que indudablemente será un aporte fundamental para dinamizar la economía de la población y de las zonas aledañas. Así lo demuestra el compromiso de los alcaldes de Chinchiná, Neira, Palestina y Manizales, quienes el 26 de abril de 2012 firmaron una carta de intención para impulsar la Ruta del Cóndor y promocionar el turismo en estos municipios vecinos de Villamaría. En diciembre del mismo año ya se habían formulado más de 300 planes de negocio.

Para ello, sustentándose en diferentes actividades y oficios, exhiben bienes, productos y atractivos de cada vereda que, sin lugar a dudas, llaman la atención de los turistas. Fuentes de agua que forman cascadas, sitios de relevancia geológica, relictos de bosques, fondas de arriería, centros artesanales, aldeas agrícolas, servicios gastronómicos, productos como café, cebolla larga, fresa (cultivada bajo invernadero), tomate chonto, repollo, caña panelera, plátano, banano y fríjol, así como actividades como procesos de la panela y del café,

lluvia de estrellas, baño en aguas termales, senderismo, pesca deportiva, cabalgatas y observación de aves forman parte de la oferta brindada por las comunidades locales.

Por supuesto, una de las actividades más preciadas y apreciadas es el avistamiento del cóndor de los Andes (Vultur gryphus), al que se honra con el nombre de la Ruta, pero cuya población desafortunadamente es muy reducida en número y se encuentra en peligro de extinción, debido al exterminio al que se ha expuesto por el desconocimiento de su naturaleza, el establecimiento de ganaderías extensivas, la contaminación de fuentes hídricas, la devastación de su hábitat natural y por las creencias que se tienen de ser un animal que caza ganado vivo y que algunas partes de su cuerpo tienen propiedades terapéuticas y curativas.

El cóndor andino, emblemático en el escudo de Colombia, es el ave voladora más grande y pesada del mundo, alcanzando hasta 3,3 metros de envergadura, 1,3 de altura y de 9 a 16 kilogramos de peso. Su condición actual propició en 1996 el desarrollo de un programa de reintroducción de la especie al PNN Los Nevados, relativamente exitoso debido a las acciones ejecutadas por Parques Nacionales Naturales de Colombia y Corpocaldas, respaldadas positiva y efectivamente tanto por las comunidades campesinas como por los propietarios de la zona.

Y la Ruta del Cóndor es otro aliciente para evitar que la especie desaparezca de la región, pues su promulgación permite que residentes y visitantes conozcan sus características, pero también que aprendan a quererla, respetarla, cuidarla y se concienticen sobre la necesidad de preservarla. Para ello es fundamental que se establezcan y se pongan en práctica reglas y normas claras con el fin de que se afiance un turismo responsable que proteja el medio ambiente y los diversos ecosistemas.

Es decir, que la afluencia masiva de turistas no las perturbe, que no se acerquen a las zonas de anidación, que se definan claramente las partes desde donde se puedan observar y que no se les den alimentos. Sólo así la Ruta habrá cumplido con su razón de ser y proporcionará el beneficio deseado para las comunidades locales y para el gran cóndor de los Andes.

Patrocina:

logística

Álvaro Gaviria Gallo

Director General de Proyecto

Ultra-Trail® PARQUE LOS NEVADOS‪ 2017

revistaviajesyaventura@gmail.com

 

 

Julián Danilo Parra

Director General de Carrera

inscripciones@ultratrailparquelosnevados.com

 

 

Hernando Tovar

Webmaster

 

 

Yimmy Ortiz Arias

Diseño Gráfico

 

Error: Embedded data could not be displayed.